Cuando oímos hablar de leyes, leyes orgánicas, decretos o tratados en los medios de comunicación es posible que no sepamos a qué se refieren exactamente con dichos términos y, lo más importante, cómo se aplican y qué orden tienen en el sistema legislativo español.

Como vemos en el Código Civil de España, se establece que “carecerán de validez las disposiciones que contradigan otras de rango superior” por lo que debe establecerse una jerarquía de normas que os vamos a resumir brevemente a continuación:

1.- La Constitución. Es la Norma suprema del ordenamiento jurídico español y por la que se regula toda la compleja interrelación entre las diferentes normas.

BufeteRosales--blog--constitucion-española-1978

2.- Los Tratados Internacionales, en los que se incluye el Derecho de la Unión Europea y otros reglamentos internacionales.

3.- Las leyes promulgadas por las Cortes (Parlamento y Senado), que son la fuente básica del Derecho del Estado y que se dividen en dos:

 a.- Leyes Orgánicas: Es un determinado tipo de ley que requiere la aprobación (por mayoría absoluta) del Congreso de los Diputados. Entre ellas podemos destacar la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), las leyes de educación (LOGSE, LOE, LOMCE…), etc.

 b.- Leyes ordinarias: No necesitan mayoría absoluta para su aprobación en el Congreso de los Diputados. Por ejemplo, la Ley de Propiedad Intelectual está dentro de esta categoría.

4.- Las normas reglamentarias con rango de ley como el Real Decreto Ley y el Real Decreto Legislativo. Los Reales Decreto Ley se diferencian de las leyes en que están promulgadas por el Gobierno y no por el Parlamento. La diferencia entre ellas es que el Real Decreto Ley se dicta por el Gobierno en caso de extrema y urgente necesidad.

BufeteRosales--blog--firma-Rey

5.- Los reglamentos como los Reales Decretos, las Órdenes de las Comisiones Delegadas del Gobierno, las Órdenes Ministeriales, etc.

6.- Por último, tenemos las leyes y los reglamentos de las Comunidades Autónomas. Aunque estén colocadas en esta posición, la relación entre las normas autonómicas y las estatales depende de las competencias de cada una en los diferentes temas.