JOSÉ MANUEL ARIAS RUIZ-ESCRIBANO
Abogado

La Plusvalía municipal está gravada con el Impuesto sobre el Incremento del Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana, regulada por el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

En virtud de ese impuesto, los Ayuntamientos gravan el incremento en el valor experimentado por dichos terrenos de naturaleza urbana en el momento en que se practica la transmisión o constitución de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre de dicho bien inmueble, independientemente del negocio jurídico del que sea causahabiente dicha transmisión (compraventa, donación, cambio de titularidad con causa de ejecución hipotecaria, dación en pago, constitución de derecho real de garantía sobre el inmueble, constitución de usufructos, y un etcétera tan extenso como negocios jurídicos posibles en cuanto a la transmisión o a la constitución de derechos reales sobre bienes inmuebles) e incluso, también en actos jurídicos como la sucesión hereditaria.

El 16 de Febrero de 2017, El Pleno del Tribunal Constitucional, con ocasión de una cuestión prejudicial en relación a la Norma Foral 16/1989, de 5 de julio de Guipúzcoa, ha declarado la nulidad e inconstitucionalidad del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana en la medida en que se trata de un impuesto que somete a tributación situaciones de inexistencia de incrementos de valor.

Sostiene en buena lógica jurídica el órgano judicial que formula la cuestión prejudicial al intérprete supremo, que al imputar a quienes transmiten un terreno de naturaleza urbana por un importe inferior al de su adquisición, mediante una ficción legal, una renta no real, sin posibilidad de articular una prueba en contrario, no solo conduce al gravamen de una inexistente capacidad económica, sino que puede llegar incluso, en el caso concreto, a ser confiscatorio, en contra del art. 31.1 de la Constitución Española.

Las reclamaciones de la devolución del impuesto indebidamente liquidado por los Ayuntamientos se ciñen a aquellos supuestos en los que se ha transmitido un inmueble o constituido un derecho real de goce limitativo del dominio, por debajo del valor real.

Introduce por tanto el Tribunal Constitucional una nueva matización al tradicional concepto de capacidad económica en cuya virtud el común de los Ayuntamientos españoles han estado liquidando indebidamente dicho impuesto aunque el valor real de mercado –que no catastral- del inmueble, no haya experimentado incremento alguno, debiéndose entender ahora que la capacidad económica de la que nace el tipo de gravamen solo existe en la medida en que haya existido realmente un incremento del valor de mercado, no habiendo ocurrido así en la mayoría de supuestos.

La administración pública va a defender cada caso en los Tribunales, dado que nos encontramos ante una de las principales partidas presupuestarias que junto con el Impuesto de Bienes Inmuebles, son positivas en el común de Entidades Locales españolas. Además, y dado el alud de reclamaciones de devolución ante los diversos Ayuntamientos, el Tribunal Constitucional podría pronunciarse de nuevo sobre la constitucionalidad de los artículos del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales que fijan el impuesto sobre el valor catastral del suelo, y no sobre el beneficio real obtenido.

Dado que en aplicación del art. 163 de la Constitución Española, las cuestiones de inconstitucionalidad no tienen carácter suspensivo, los afectados tendrán que seguir tributando indebidamente por este concepto a expensas de que el Tribunal Constitucional pueda pronunciarse a este respecto nuevamente en relación con dicha ley estatal pudiendo introducir alguna cortapisa a este tipo de reclamaciones, que ya son masivas.

Desde Bufete Rosales aconsejamos poner el asunto en manos de especialistas como nosotros para beneficiarse cuanto antes de los efectos de la STC de 16 de Febrero de 2017.

[/fusion_text][/fusion_builder_column]

Honorarios de BUFETE ROSALES

La consulta con BUFETE ROSALES es gratuita, no cobramos cuota de entrada ni provisión de fondos y nuestros honorarios son a éxito, es decir, solo cobramos si el cliente gana.

Póngase en contacto con nosotros en el 91 550 15 15 o venga a visitarnos. Uno de nuestros abogados le atenderá de forma personalizada.