Según el informe trimestral de la Comisión de Seguimiento de Instrumentos Hibrídos de Capital y Deuda Subordinada donde se recoge los aspectos fundamentales de las reclamaciones judiciales y extrajudiciales de los clientes afectados por productos financieros, se estima que el saldo de instrumentos híbridos de capital y deuda subordinada de varias entidades sobre las cuales los clientes pueden solicitar el arbitraje, asciende a 7.940 millones de euros, lo que se traduciría en un total de 417.490 clientes minoristas.

El Real Decreto-Ley 6/2013 del 22 de marzo estableció la creación de una Comisión de seguimiento para determinar los criterios básicos que tendrán que utilizar las entidades bancarias participadas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Se trata de ofrecer a los clientes de las entidades la posibilidad de acudir a un arbitraje en caso de controversias de instrumentos híbridos de capital y deuda subordinada, con el fin de que los clientes queden compensados del perjuicio económico que puedan tener.

En el caso de Bankia

El número total de clientes que ha solicitado el sometimiento a arbitraje en la entidad es de 229.931, lo que representa el 78% del total, siendo el importe correspondiente a esas solicitudes de 4.043 millones de euros, lo que supone un 65% del total.

Respecto a las demandas judiciales, se han presentado un total de 20.480 por un importe de 1.523 millones de euros. El procedimiento se ha resuelto en 9.041 sentencias, siendo favorable en un 84% para el cliente, a favor de la entidad en un 10% y corresponde a los procedimientos judiciales en los que hubo un desistimiento por parte del cliente un 6%.

En el caso de Catalunya Caixa

Un total de 98.128 clientes han solicitado el proceso de arbitraje a la entidad, siendo un 80% de los titulares con un importe de estas solicitudes que asciende a 1.145 millones de euros, representando un 67% del total.

En relación con las reclamaciones judiciales, se han recibido un total de 6.752 demandas por un importe de 201 millones de euros. De las demandas finalizadas en primera instancia, el importe de las mismas es de 33 millones, siendo a favor del cliente el 80% de las mismas, un 14% a favor de la entidad y el 6% corresponde a procedimientos judiciales en los que hubo un desistimiento por parte del cliente.