JOSÉ BALTASAR PLAZA FRÍAS

Socio Director

Ha terminado hoy la primera semana del macrojuicio penal que juzga en la Audiencia Nacional a 35 exdirectivos y exconsejeros de Bankia, a la propia entidad, a su matriz BFA y a Deloitte y que decidirá si hubo o no delitos de estafa a inversores y falsedad en las cuentas de la entidad en su salida a bolsa de julio de 2011.

En estas primeras sesiones del juicio, en las que se han planteado por las defensas las “cuestiones previas” de naturaleza jurídica (prescripción de algunos delitos, posible vulneración de derechos fundamentales de los acusados, la famosa doctrina Botín que impide condenar si Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares no acusan, etc.) ya estamos viendo las estrategias de acusación y defensa de las partes.

De un lado se encuentra el Ministerio Fiscal, representado por la prestigiosa fiscal Carmen Launa, las 15 acusaciones particulares (que probablemente queden reducidas a 10 o 12 después de que algunas de ellas acepten la oferta de pago de Bankia) y las dos acusaciones populares de C/C y CNT. La estrategia de estas es acusar por los delitos de estafa de inversores (la realidad del folleto informativo de la salida a bolsa daba una imagen falsa de la verdadera situación económica y financiera de la Sociedad) y de falsedad en las cuentas. Son dos delitos a simple vista muy parecidos pero que técnicamente guardan diferencias. Las penas para algunos de los acusados podrían llegar a los 7 años de prisión, sumando esos dos delitos.

De otro lado, están los prestigiosos letrados de los acusados, primeras espadas en derecho penal un buen grupo de ellos. Sus estrategias son conseguir la nulidad del auto de apertura del juicio oral por esas cuestiones previas antes citadas y, por tanto, sacar en este primer momento del juicio a sus patrocinados del banquillo de los acusados a través de un archivo y sobreseimiento libre de la causa para ellos. Lo tendrán difícil, por no decir imposible, al menos la inmensa mayoría de ellos. Y, en segundo lugar, sus estrategias jurídicas van encaminadas a intentar conseguir que sus clientes sólo sean juzgados por el delito de estafa a inversores y no por el de falsedad en las cuentas. Y en este punto, esto parece más posible, según mi opinión.

En fin, ya veremos, queda mucho (todo) por delante, un juicio en principio previsto para 7 meses en el que se practicarán las pruebas documentales, testificales y periciales solicitadas por las partes.

De momento ha quedado el juicio suspendido hasta el próximo 8 de enero, fecha en la que está previsto empiecen a ser interrogados los acusados, y, en primer lugar de ellos el Sr. Rato, hoy en prisión por el caso “tarjetas black”.

 

La consulta con BUFETE ROSALES es gratuita, no cobramos cuota de entrada ni provisión de fondos y nuestros honorarios son a éxito, es decir, solo cobramos si el cliente gana.

Póngase en contacto con nosotros en el 91 550 15 15 o venga a visitarnos. Uno de nuestros abogados le atenderá de forma personalizada.