Tarjetas revolving

o

Producto complejo nulo, con elevado tipo de interés. El Tribunal Supremo ha declarado que estos préstamos son usurarios, opacos y abusivos.

+ 0
Sentencias favorables
+ 0
Clientes satisfechos
0 %
Éxito
+ 0 M€
Recuperados
por nuestros clientes

3 Pasos para Recuperar el dinero que has pagado de más

Reclama los intereses de tus tarjetas revolving

Debido a los intereses abusivos de las tarjetas revolving, se puede solicitar su nulidad.

¿Tarjetas revolving?

Los créditos revolving, en forma de tarjetas de crédito, son uno de los servicios más ofertados por las entidades financieras. Se suelen ofrecer para la compras y la obtención de liquidez rápida. Estos créditos tienen intereses elevados y una forma de devolución en plazos mensuales que, por su reducido importe, se prolonga varios años. En muchas ocasiones, las cuotas elegidas pueden no cubrir los intereses generados, en cuyo caso la devolución puede demorarse un tiempo considerable, lo que hace que la deuda crezca de tal manera que difícilmente pueda ser satisfecha.

¿Qué opinan de nosotros?

Testimonios de Clientes

Abogados expertos en Tarjetas revolving

Con más de 30 años de experiencia

¿Qué es una tarjeta revolving?

Es un crédito al consumo. Generalmente, en forma de tarjeta, que te concede una entidad financiera de forma rápida. No conlleva estudios de viabilidad profundos ni garantías. Tampoco se lleva a cabo una evaluación previa de solvencia ni  información precontractual sobre su naturaleza, características y riesgos.

Características de las tarjetas revolving

Agilidad en la formalización de la contratación (formulario, teléfono, etc,…).
– Flexibilidad en la disponibilidad de fondos.
Falta de transparencia en la comercialización.
– No evaluación de la solvencia previa ni análisis concreto del riesgo de la operación.
– No exigencia de garantías al consumidor.
Elevados tipos de interés.
– Ausencia de información precontractual.
– Libre elección del importe de las cuotas de amortización.

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving?

El consumidor dispone de un límite de crédito que se puede utilizar y reutilizar a su libre antojo, haciendo cuantas disposiciones de crédito uno desee, en compras o en retirada de dinero en efectivo en el cajero, hasta el límite del crédito concedido. Conforme se paga cada cuota el saldo del capital disponible se incrementa nueva y repetidamente.

Ejemplo 1:

– Crédito: 3.000€
– Interés: 27% anual
– Cuota de amortización: 50€/mes
– Primer mes:
Pago de la cuota: 50€
Capital pendiente de pago: 3.000€ menos 50€ = 2.950€
Intereses al 27% que te carga el banco = 67,50€
Resultado final: 3.000€ menos 50€ más 67,50€ = 3.017,50€
Es decir, al final de ese primer mes has pagado 50€ pero debes 3.017,50€
– Segundo mes:
Pago de la cuota: 50€
Deuda: 3.017,50€ menos 50€ = 2.967,50€
Intereses al 27% que te carga el banco = 67,90€
Resultado final: 2.967,50€ más 67,90€ = 3.035,39€

Ejemplo 1: Consecuencias

Es decir, al final de ese segundo mes has pagado 100€ pero debes 3.035,39€. Se produce el EFECTO BOLA DE NIEVE.
Y eso sin contar con las posibles disposiciones de efectivo o compras que podrían incrementar los intereses a aplicar además de la deuda. Si un mes el prestatario no pudiera pagar la cuota establecida, habría que sumarle los intereses de demora (4 puntos por encima del interés remuneratorio, es decir, en este caso al 31%) y 30€ de comisiones. La deuda, prácticamente, se convierte en perpetua.

Ejemplo 2:

– Crédito: 3.000€
– Fecha del crédito: octubre 2020
– Interés: 27% anual
– Cuota de amortización: 68€/mes

Ejemplo 2: Explicación

En este ejemplo, el prestatario terminaría de pagar el crédito en octubre de 2038, es decir, 16 años después de la contratación.
Y pagaría 3000€ de principal y 12.013€ de intereses, es decir, un total de 15.013€ (5 veces más del capital prestado).
Además, estos cálculos están hechos con el simulador del Banco de España y sobre la base del tipo de interés nominal y no del TAE, con lo cual los números serían todavía más elevados y perjudiciales para el prestatario.

Riesgos de las tarjetas revolving

Se paga un dinero por intereses remuneratorios y comisiones muy elevados, abusivos, desproporcionados y muy superiores al interés normal del dinero y al tipo medio de los intereses de los préstamos personales al uso.

Son un caldo de cultivo para el sobreendeudamiento y la litigiosidad. 

Se suelen convertir en una deuda perpetua.

Reclamación Judicial de tarjetas revolving

El Tribunal Supremo ha sido claro y conciso: “…Basta con que el interés estipulado sea notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado para que el crédito concedido a través de una tarjeta revolving sea considerado usura, abusivo y, por lo tanto, nulo…

La consecuencia de una reclamación judicial es que los Tribunales están, en estos casos, condenando a las entidades financieras a devolver a los prestatarios/consumidores todos los importes pagados en concepto de intereses y comisiones durante toda la vida del crédito, que excedan del importe del capital prestado, con sus correspondientes intereses y costas procesales.

Pasos para Reclamar

Muy fácil:
1. Contacta con nosotros y suscribe la “Hoja de Encargo”.
2. Facilítanos los documentos necesarios para reclamar (contrato, recibos o liquidaciones mensuales, cuadro de amortización y poder notarial). Si estos documentos no los tienes, nosotros nos encargamos de pedírselos a tu banco
que está obligado por ley a facilitarlos.
3. Envío por nuestra parte de una carta de reclamación extrajudicial al Servicio de Atención al Cliente de tu banco.
4. Si procede, presentación de demanda judicial ante los juzgados competentes.

Honorarios

Ni abogado ni procurador (necesarios para la demanda judicial) cobramos cuota de entrada ni provisión de fondos. Vamos a éxito, a resultado. Solo cobramos un 10% del dinero que recuperes.

tarjetas revolving

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies