El Bufete

BUFETE ROSALES se constituye en Madrid por D. José Baltasar Plaza Frías, que venía ejerciendo la profesión libre de abogado en despacho propio desde su colegiación en 1984, como un despacho de abogados multidisciplinar. De marcado carácter familiar en sus inicios, por el número de sus componentes, ha ido creciendo progresivamente a lo largo de los años hasta convertirse en uno de los despachos de referencia a nivel nacional, donde se presta asesoramiento integral en todas las áreas principales del derecho: hipotecario, civil-bancario, penal, mercantil-societario, laboral y administrativo.

Este crecimiento mucho más intensivo en los últimos diez años, tiene su razón de ser fundamentalmente en la crisis económica vivida en nuestro país que motivó que miles de familias y empresas vieran mermado su poder adquisitivo y se endeudaran, y en los abusos de las entidades bancarias en la comercialización de sus productos a los consumidores. Para dar respuesta a las necesidades de estas personas, BUFETE ROSALES, pionero en una nueva forma de ejercer la abogacía, puso en práctica la prestación de sus servicios sin solicitar una cuota de entrada o provisión de fondos, cobrando a la finalización del procedimiento y únicamente en caso de éxito (pacto cuota litis).

A lo largo de los años BUFETE ROSALES ha sabido renovarse y adaptarse a un nuevo estilo de gestión, en el que sin perder la esencia tradicional de la profesión, ha evolucionado a una administración y dirección empresarial, sorteando todos los cambios habidos en el mercado, a fin de crear un estilo propio de trabajo que ha dado nombre y firmeza al despacho.

Actualmente con tres despachos abiertos en Madrid, una plantilla fija y más de 100 colaboradores distribuidos en toda España especializados en distintos ámbitos, BUFETE ROSALES cuenta con una estructura de medios consolidada que le permite abarcar de forma inmediata cualquier necesidad que le planteen sus clientes.

Nuestra filosofía

En Bufete Rosales disfrutamos con nuestra profesión, renovándonos y adaptándonos a los nuevos estilos de gestión, conservando la esencia tradicional de la abogacía.

Estamos satisfechos de poder solucionar los problemas de nuestros clientes mediante un trabajo riguroso y profesional y con un trato directo y personalizado con cada uno de ellos.

La confianza que cada vez más clientes depositan en nuestro despacho es nuestro mayor éxito.